jueves, 29 de marzo de 2012

Descubriendo los usos y limitaciones de las células madre

Los científicos todavía están en el proceso de descubrir lo que se puede y lo que no se puede hacer con células madre. Saben mucho acerca de cómo se pueden utilizar cierto tipo de células madre, como las células madre de la médula ósea, que se han venido usando en trasplantes desde la década del 60.


Para otro tipo de células madre, los científicos están tratando de obtener evidencia sólida acerca de sus posibles usos y limitaciones. Como las células madre adultas tienen "trabajos" específicos en tejidos específicos de nuestro organismo, encontrar lo que las células madre adultas pueden y no pueden hacer, es una tarea difícil.


A pesar de ello, los científicos están de acuerdo en lo siguiente:

  • las células madre son escasas; la mayoría de los tejidos tienen pequeñas cantidades de este tipo de células.
  • las células madre se multiplican solamente cuando lo necesitan, en muchos casos, no muy seguido,
  • las células madre están restringidas básicamente a hacer células especializadas en los tejidos en los que se encuentran.
Particularmente este último punto tiene mucho sentido desde el punto de vista biológico. No querrías que las células madre que se localizan en tu cerebro comenzaran a hacer tejido muscular, por ejemplo, y tampoco querrías que las células madre que están en tu intestino comenzaran a hacer células cardíacas o neuronas. Una excepción a este punto son las células de la médula ósea, ya que hacen células sanguíneas, pero también algunos tipos de células del sistema inmune, que ingresan al sistema circulatorio de nuestro cuerpo, en vez de quedarse en la médula ósea. Pero claro, la sangre es realmente un "tejido" distribuido por todo nuestro cuerpo, y las células madre que forman las células de la sangre no se transforman en piel, ni tejido cardíaco, ni cualquier otro tipo de células.

Por supuesto que tampoco querrías que las células se pusieran a hacer en exceso células del hígado, o del tejido cardíaco. Mantener tanto el ritmo de generación como el tipo de células que son necesarias es esencial para que nuestro organismo funcione normalmente. Si esos controles sobre el tipo de células que se producen y la cantidad fallan, tienes un problema, como por ejemplo, el cáncer.

Los científicos pueden hacer crecer algunos tipos de células madre adultas en el laboratorio, y usarlas para estudiar sus propiedades, investigar la forma en que se desarrollan las enfermedades, y testear posibles alternativas de terapias usando las mismas células madre para corregir el problema, o drogas que inducen a las células madre a comportarse en una forma determinada. Otros tipos de células madre - como por ejemplo las células madre formadoras de sangre, son difíciles de hacer crecer en el laboratorio, por razones que todavía no están muy claras.


viernes, 27 de enero de 2012

Un mundo nuevo en medicina

De alguna manera, la ciencia alrededor de las células madre representa un mundo nuevo para la medicina. A pesar de que los científicos tienen aún mucho por descubrir, hoy sabemos mucho más sobre cómo funciona nuestro cuerpo, y cómo reacciona frente a las enfermedades.

Hay mucha confusión sobre la investigación con células madre y lo que los científicos han logrado hasta hoy, lo que se está tratando de hacer, y sobre todo, aquello que se piensa se puede llegar a hacer con las células madre en el futuro. 

Si hoy realizas una búsqueda en Google sobre células madre, tienes al instante 3,8 millones de hits, y si realizas tu búsqueda en inglés (stem cells), obtendrás 24 millones de hits. El interés por esta nueva "herramienta" en medicina está; lo importante ahora es diferenciar lo que es verdad, lo que es más o menos cierto, lo que es cierto pero irrelevante, y lo que es simplemente un deseo que quisiéramos se convierta en realidad.

Una de las cosas que vuelve el tema de las células madre tan confuso es el hecho de que existen distintos tipos de células madre. Incluso sus nombres son a veces confusos para quienes no manejamos el lenguaje científico. Así por ejemplo, las células madre "adultas" no significa que provengan de una persona adulta, sino que se extraen de órganos completos, no en formación.

No todas las terapias con células madre son una esperanza a futuro. Hoy en día rutinariamente se tratan con células madre distintos tipos de leucemias y otras enfermedades de la sangre, y los investigadores están testeando métodos para tratar otros tipos de cáncer, diabetes, enfermedades cardíacas, parálisis cerebral, etc. 

Queda aún mucho camino por recorrer. Hoy las células madre son una terapia real para muchas enfermedades, la ciencia ha avanzado mucho desde que en la década de 1960 se realizaron los primeros trasplantes de células madre extraídas de la médula ósea, pero sin duda tan importante como sus aplicaciones actuales, es su potencial a futuro.

martes, 10 de enero de 2012

¿Por qué se habla tanto de células madre?

Porque existe mucho entusiasmo sobre su potencial a todos los niveles de nuestra sociedad, pero también existe mucha desinformación sobre las células madre en la prensa, en las redes sociales y en la publicidad, que puede llevar a la confusión sobre sus actuales usos y su potencialidad.

Esta información muchas veces da esperanzas a pacientes que posiblemente están buscando una cura a través de las terapias con células madre. Sin embargo, los avances reales en medicina con células madre pueden pasar desapercibidos porque no se valoran lo suficiente, no son atractivos para los inversionistas o no son relevantes en términos políticos.

A pesar de que el potencial de las células madre para ingeniería de tejidos y para medicina regenerativa son muy reales y prometedores, muchas veces ignoramos que por décadas los especialistas en cáncer han venido realizando trasplantes de células madre extraídas de la médula ósea, y que desde 1988, los trasplantes con células madre extraídas de la sangre del cordón umbilical son una realidad.

Entre las muchas enfermedades que hoy se pueden tratar con trasplantes de células madre, tenemos entre las más comunes a la leucemia, linfomas, mielomas, desórdenes metabólicos y deficiencias inmunes.

Es muy probable que las terapias de medicina regenerativa que usan células madre estén disponibles en mayor medida en un futuro cercano. Pero lo concreto, hoy en día, son su aplicación en enfermedades relacionadas con la sangre y el sistema inmune. 

El resto, es aún una gran apuesta a futuro.







lunes, 19 de diciembre de 2011

¿Conservar o donar las células madre? Una decisión informada

A pesar de que el primer trasplante de células madre del cordón umbilical se realizó hace ya 22 años, son muchos los futuros papás que aún no tienen la información necesaria sobre el tema de las células madre del cordón umbilical.


En realidad, incluso los gobiernos de los países desarrollados, donde existe una variada oferta de bancos de conservación de células madre, recién están tomando conciencia de lo importante que es informar a tiempo a las embarazadas, sobre el potencial que guarda el cordón umbilical de su bebé, y cuya utilidad se prolonga mucho más allá de los 9 meses de gestación.


En Estados Unidos, desde mediados del año 2009, es obligación del ginecólogo en la semana 32 del embarazo, entregar a la futura mamá información sobre las células madre del cordón umbilical, y las opciones que hay respecto a qué hacer con ellas.


En primer lugar, es importante que las mamás sepan que el cordón umbilical es una fuente extremadamente rica en células madre productoras de sangre (o hematopoyéticas) y de células madre productoras de tejidos que dan sostén a nuestro organismo (o mesenquimales). 


Sabiendo eso, la mamá tiene 3 alternativas claras sobre el destino que quiere dar a las células madre del cordón umbilical de su bebé:


- no hacer nada, por lo que el cordón umbilical se desecha, y con él, las células madre;
- donar las células madre a un banco público;
- guardar las células madre en un banco privado, para uso exclusivo de su familia.


Es así que, llegado el momento del nacimiento de su hijo, los futuros papás ya han tenido tiempo de interiorizarse del tema, y por lo tanto, de tomar una decisión informada respecto al destino de las células madre de su hijo.


¿Qué hacer entonces? ¿Conservar, botar o donar las células madre? No existe una respuesta simple ni tampoco una respuesta correcta a esta pregunta. Cada familia, en base a su historia, sus posibilidades, etc, debe tomar la decisión que crean que es la que más se adecua a su situación, a su realidad.


Aquí les entrego algunos datos que pueden ayudar a conversar sobre el tema, y reflexionar con tiempo, sobre la opción de conservar o no privadamente las células madre de un hijo:


- las probabilidades de utilizar una muestra almacenada hoy es de 1 en 217, basados en un promedio de vida de 70 años, y considerando el estado de evolución actual de los tratamientos con células madre.


- el 30% de las personas que hoy requieren de un trasplante NO encuentran un donante compatible.


- según un estudio realizado en el año 2007 en personas trasplantadas con células madre, luego de un año de ocurrido el tratamiento, la probabilidad de sobrevivencia fue más del DOBLE en aquellas personas que fueron trasplantadas con células madre de un donante familiar, versus las que recibieron un trasplante de un donante no emparentado.


- las probabilidades de que alguien necesite a lo largo de su vida reparar el tejido cardíaco luego de sufrir un infarto, son extremadamente superiores a las de tener que someterse a un trasplante de células madre tradicional. A esto es a lo que apunta hoy en día la medicina regenerativa.







lunes, 12 de diciembre de 2011

Tipos de células madre

En nuestra última entrada de este blog, comentamos las diferencias entre las dos principales fuentes de células madre: los embriones (de donde se extraen las células embrionarias), y las células madre adultas (que se obtienen de tejidos como la sangre o la pulpa dental de los seres humanos).


También señalamos como las células madre adultas no plantean ningún tipo de conflicto moral en su guarda ni uso, y que la Iglesia Católica está de acuerdo con ellas, ya que son obtenidas de material biológico de desecho.


Ahora vayamos un paso más en la clasificación de las células madre adultas, que en definitiva son las que hoy se conservan para su uso terapéutico en el futuro.


Dicho esto, veamos los dos grandes tipos de células madre adultas:


1.- Células madre HEMATOPOYETICAS, que son aquellas células madre que, al reproducirse, se transforman en una de las células de la sangre, esto es, al reproducirse se pueden transformar en un glóbulo rojo, un glóbulo blanco o una plaqueta, que son los tres tipos celulares que componen nuestra sangre.


Estas células hematopoyéticas las encontramos en la médula ósea, en la sangre periférica y en la sangre del cordón umbilical.


Como ya se habrán dado cuenta, estas células madre se han utilizado en trasplantes durante muchas décadas. Si el primer trasplante de células madre del cordon umbilical se realizó en Francia hace ya 21 años, imagínense cuantos años antes el trasplante de médula ósea ya era de uso común en los tratamientos médicos de enfermedades como la leucemia, etc!


Hoy en día existe un listado de más de 80 enfermedades cuyo tratamiento se realiza con células madre hematopoyéticas. Estas enfermedades están en su mayoría relacionadas con enfermedades de la sangre como la leucemia, diversos tipos de anemia, etc, aunque también hoy se realizan trasplantes de células madre para repoblar la médula ósea luego de que un paciente se somete a quimioterapia en su lucha contra el cáncer.


2.- Células madre MESENQUIMALES, son aquellas células madre que, dependiendo en el medio en que se apliquen o cultiven, se transforman en distintos tipos de células que dan sostén nuestro cuerpo, como por ejemplo hueso, músculo, ligamentos, etc.


Las células madre mesenquimales dan a la medicina, dos ventajas muy importantes: por un lado, su plasticidad, al reproducirse en distintos tipos de células del organismo, y por otro lado, su alta capacidad de proliferación. Su multiplicación en el laboratorio es sencilla, se realiza en forma rápida, y no tienen límite en su capacidad de multiplicarse.


Es por ello que este tipo de células madre hoy en día se han convertido en las estrellas de la medicina regenerativa. Hoy hay más estudios en desarrollo con estas células que con células madre hematopoyéticas. ¿Por qué esto? Simple. La medicina regenerativa está enfocada en mejorar la calidad de vida de las personas. Hoy que las expectativas de vida son cada vez mayores, es importante asegurar que seamos adultos mayores plenos, con capacidad de desarrollar vidas normales y activas.


Para terminar, recordar que las células madre mesenquimales se pueden extraer y conservar de la Jalea de Wharton del cordón umbilical, de la pulpa dental, del tejido adiposo extraido de la liposucción.







lunes, 5 de diciembre de 2011

¿Qué son las células madre?

Partamos por el principio, por lo básico.

¿Qué son las células madre? Son células no especializadas que tienen la asombrosa capacidad de convertirse en muchos tipos de células diferentes del cuerpo. Sirven como una especie de sistema de reparación para nuestro organismo y pueden dividirse potencialmente sin límite para reponer células que se hayan dañado.

Esto funciona así: cuando una célula madre se divide, cada nueva célula puede continuar siendo una célula madre, o puede transformarse en otro tipo de célula más especializada, como por ejemplo una célula muscular, una célula cardíaca, una neurona,  etc.

¿Por qué son tan particulares, tan valiosas las células madre? Porque tienen determinadas características que las hacen diferentes a las otras células de nuestro cuerpo. Estas diferencias son:
  • como decíamos antes, tienen la capacidad de transformarse en distintos tipos celulares
  • son la fuente regeneradora de los tejidos y órganos de nuestro cuerpo
  • son células autorrenovables, es decir, se pueden multiplicar
  • son células no especializadas
Seguro que todos Uds. habrán oído mencionar distintos tipos de células madre, algunos de ellos que causan mucha polémica y debate a nivel ético en todo el mundo.

Para diferenciar las células madre, las agrupamos en 2 grandes tipos: 
  • las células madre Adultas, que son las células madre que encontramos en los diversos tejidos del cuerpo y cuya misión es reparar los daños que puedan producirse
  • las células madre Embrionarias, que son las células madre del embrión en sus primeras etapas de desarrollo.
La gran diferencia entre ambos tipos de células es que las células madre embrionarias, como su nombre lo indica, se extraen de los embriones humanos, mientras que las células madre adultas se extraen de tejidos u órganos completamente desarrollados. Ejemplos de células madre adultas son las células madre de la sangre del cordón umbilical, las células madre del tejido adiposo, las células madre de la pulpa dental.

Luego de leer esto, imagino que Uds. mismos ya habrán sacado sus conclusiones: las células madre embrionarias son las únicas que plantean debates éticos en la comunidad científica, puesto que para obtenerlas es necesario destruir el embrión del que provienen.

Al día de hoy, las células madre adultas son las únicas utilizadas para tratamiento, y las que por cierto muestran mayores y reales avances en su aplicación.

La Iglesia Católica apoya la investigación y la aplicación de tratamientos con células madre adultas, ya que convierten los desechos médicos en fuentes potenciales de tratamiento y cura de muchas enfermedades, algunas de ellas mortales.







jueves, 1 de diciembre de 2011

El propósito de este blog


El mundo de las células madre es fascinante, y cada día nos sorprende con avances que hasta parecen de ciencia ficción.



Así como estamos bombardeados a diario con todo tipo de informaciones sobre este tema, los futuros papás suman a las ansiedades propias de la espera de su hijo, la disyuntiva de enfrentarse a una decisión para la que no siempre están preparados. La cantidad de información disponible en los medios de comunicación y en internet, junto con la información muchas veces incompleta, parcializada y/o contradictoria que proporcionan algunos laboratorios que se dedican a la conservación de las células madre, hacen la tarea de los padres muchas veces difícil, y la decisión de conservar o no las células madre de su hijo finalmente no se toma, o se toma por razones equivocadas.

Intentaremos aquí, dentro de nuestros conocimientos, darles a Uds. un foro de información y por supuesto también de debate sobre el complejo mundo de las células madre, y si es posible, queremos ayudarles a que tomen una decisión informada sobre el tema.

Como papás, ustedes siempre tienen la opción de decidir qué hacer con la sangre del cordón umbilical de su hijo: puede desecharla, puede donarla a un banco público o pueden conservarla en un banco privado para uso exclusivo de su familia. 

Independientemente de las opciones y de la decisión final que Uds. como futuros papás tomen, vale la pena recordar que no hay una respuesta única, correcta. Cada familia tiene sus particularidades, su historia, y solo ustedes pueden saber cuál es la mejor opción para su familia.